El Periódico de Catalunya – 5/7/2008

“Es un hidrocausto silencioso”. Pedro Arrojo, uno de los primeros espadas mundiales en el estudio de los ríos y la actividad humana recurre a un neologismo para describir el daño que causa la construcción de grandes presas, diseñadas sobre todo para la producción hidroeléctrica. Las cifras del hidrocausto, es decir, las personas que de una manera directa han tenido que abandonar su hábitat por la construcción de estas infraestructuras se calcula que oscila entre 40 y 80 millones. Los afectados de manera indirecta, es decir, los que se han salvado de que les inunden la casa pero que, igualmente, han tenido que marcharse de su tierra por quebrarse su modo de vida, suman varios millones más. Los desplazados son siempre aquellos colectivos más desfavorecidos e indefensos que habitan en las grandes áreas naturales, esto es, los pueblos indígenas.
El adjetivo de silencioso con el que Arrojo califica la tragedia humana que se deriva de la construcción de grandes embalses no es gratuita. Este millonario éxodo es olvidado en todos los recuentos humanitarios. El Foro Mundial de las Luchas del Agua que esta semana acoge Zaragoza bajo la dirección del experto, trata, justamente, de poner cara y voz al drama. Con un programa crítico con multinacionales –algunas patrocinadoras de la Expo– y gobiernos, los temas a debatir son demasiado espinosos como para poder ser abordados en la muestra internacional. Se trata, por tanto, de un foro alternativo.

El artículo completo aquí

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s