La organización holandesa SOMO publicó el pasado Diciembre el informe Bittersweet, sobre la vulneración de derechos de las comunidades que trabajan en la producción de la caña de azúcar. Como es habitual, las grandes empresas del azúcar así como los supermercados se han desentendido de cualquier implicación. “Un estudio de caso en Malawi muestra que los campesinos son expulsados de sus tierras para dar paso a plantaciones intensivas de azúcar. Las condiciones laborales para los trabajadores de la caña de azúcar que están subcontratados a través de agencias están también por debajo de la legalidad “, explica el investigador Sanne van der Wal.

Bittersweet muestra cómo los problemas por falta de sostenibilidad en la producción se han generalizado. Generalmente los puestos de trabajo en el sector de la caña son inseguros, mal pagados y las regulaciones de salud y seguridad no siempre llegan a unos mínimos aceptables. En algunos países productores, incluso se dan casos de trabajo esclavo y trabajo infantil. La producción de caña de azúcar se relaciona también con impactos ambientales y despojo de tierras de las comunidades locales.

Indiferencia entre las empresas del sector
Aunque el ochenta por ciento de los azúcares producidos en todo el mundo proviene de la caña de azúcar, no más un 4,5% de la producción mundial está certificada como producción sostenible. El 20% de todo el azúcar que se consume en la UE se produce a partir de la caña de azúcar importada. Sin embargo, de acuerdo con una de las principales refinerías de azúcar de Europa, las empresas del azúcar casi nunca se preguntan por el origen de éste. Aunque todos los principales supermercados holandeses (Albert Heijn, Aldi, Lidl, Plus y Jumbo) tienen políticas para reducir al mínimo las prácticas insostenibles en su cadena de suministro, sólo Plus tiene una política específica para la caña de azúcar.

Las empresas azucareras no suelen especificar quienes son sus proveedores, ni en qué cantidades. Sólo Coca Cola, se ha comprometido a publicar los nombres de sus principales proveedores en 2016. El informe identifica la opacidad en la cadena de suministro como uno de los principales obstáculos para una producción más sostenible. La falta de transparencia entre los vínculos de los compradores y las empresas productoras dificulta a las ONG y los grupos pro derechos laborales, por ejemplo, verificar los impactos que tienen sobre los trabajadores las políticas comerciales de las empresas.

El caso de Malawi

El azúcar es uno de los tres cultivos más importantes en las exportaciones de Malawi, y la UE es un cliente importante. El único productor de azúcar del país es Illovo Sugar (Malawi) Limited, una subsidiaria de la multinacional de Associated British Foods en el Reino Unido (ABF). La investigación pone de relieve los problemas de seguridad y salud laboral, los salarios de pobreza, el aumento de la precariedad y tácticas antisindicales. La compañía también está acusada de apropiación de tierras por una comunidad local.

Puedes leer el informe completo en castellano aquí:

>Agridulce

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s