Un informe de Banana Link, Agosto 2010

INTRODUCCIÓN E HISTÓRICO DEL CASO

Este estudio fue llevado a cabo por la Workers Right Consult y financiado por Banana Link para conocer hasta que punto la empresas que trabajan en la industria de la piña en Ghana respetan los derechos de los y las trabajadoras. Este estudio investiga las condiciones laborales en la industria de la piña de los trabajadores y trabajadoras locales así como las de los trabajadores y las trabajadoras inmigrantes.

Otros objetivos del estudio incluyen el análisis de hasta qué punto los derechos de las mujeres trabajadoras en la industria de la piña en Ghana son respetados; si las empresas respetan los derechos laborales de los trabajadores; los sistemas de pago o remuneración de las empresas; las condiciones bajos las cuales los trabajadores locales e inmigrantes trabajan; cuál es el impacto medioambiental que provocan las empresas en las áreas en las que operan y hasta que punto los y las trabajadoras son conscientes del volumen de exportación de lo que producen.

Durante la última década el volumen de exportación de la piña ghanesa ha aumentado considerablemente. Entre los años 1990 y 2004 el mercado de la piña en Ghana creció de prácticamente cero a 68,000 toneladas por año.

La General Agricultural Workers Union (GAWU) es el sindicato más grande de Ghana y agrupa a los trabajadores en el sector de la agricultura de todo el país tanto en el sector formal como en el informal. De los 47,000 personas que forman parte del sindicato, 25,000 son pequeños agricultores y 22,000 son empleados agrícolas en el sector formal.

Hemos seleccionado cuatro compañías para este estudio – Bio Exotica (Ecológica)), Jei River (Ecológica), Golden Exotics (No ecológica) y Gold Coast Fruits (No ecológica). Se llevaron a cabo entrevistas aleatorias con las trabajadoras y con los dirigentes de las cuatro compañías mediante la utilización de un cuestionario.

LOS PERFILES DE LAS COMPAÑÍAS

Bio Exotica

Bio Exotica se estableció en Ghana en el año 2003. Uno de sus principales productos son las piñas orgánicas. Sus productos se exportan al mercado europeo. La compañía vende la fruta a dos operadores europeos del sector de la fruta orgánica – Eosta BV de Holanda y HPW de Suiza.

Las tierras y los cultivos son certificados por la Control Union Certifications de Holanda. La compañía ha obtenido el certificado Global Gap y desde 2009 Bio Exotica es una compañía productora Fairtrade.

Los trabajadores de la compañía han pasado por un período de aprendizaje y desarrollo siendo que uno de los principales activos de la compañía a día de hoy es el de contar con una plantilla de trabajadoras profesionalizada.

Las tierras de cultivo están ubicadas a 100 Km al norte del puerto de Tema, cerca del pueblo de Gyakiti en las fértiles orillas del lago Volta. El área total de cultivo comprende 120 hectáreas de terreno de primera y la compañía puede optar a la utilización de otras 30 hectáreas de terreno adyacente. Toda la zona es de regadío.

La península del lago Volta es una zona muy empobrecida en la que la mayoría de la población que allí habita depende de la pesca y la agricultura para poder sobrevivir. Bio Exotica da trabajo a en torno a 100 trabajadoras de los pueblos vecinos. La fuerza de trabajo está completamente sindicalizada y la compañía mantiene una excelente relación con la comunidad local. La compañía ha construido una escuela de primaria en la zona y la ha proveído con equipamiento escolar. La compañía contribuye cada año a la actualización del material escolar y lleva a cabo otros programas educativos en la zona donde opera.

Jei River

Jei River Farms Limited es una compañía líder en producción y exportación de fruta fresca procedente de Ghana y está actualmente ubicada en Ofanko, en la región central de Ghana. La compañía emplea alrededor de 469 trabajadoras. Exporta piñas a Alemania, Suiza, Italia, Bélgica y Reino Unido. Jei River vende la fruta a dos operadores europeos del sector de la alimentación orgánica, Eosta BV, de Holanda, y HPW, de Suiza.

La compañía cuenta con los certificados Euro Gap y Fairtrade. Según el equipo directivo de Jei River, la compañía no tomó las tierras de los agricultores, sino que las adquirió de AGC, quien a su vez compró las tierras a SOSHE en 1973. La dirección de la empresa luego añadió que las tierras fueron adquiridas a través de los jefes de la comunidad.

El área total de producción es de 1,861 hectáreas y comprende tres zonas, una en Awutu Ofanko, otra en Awutu Bontrasi y otra en Awutu Ofada. Toda la zona es de regadío.

Como parte de la política de responsabilidad social corporativa de la compañía ha proveído a algunas de estas comunidades, por ejemplo a Katasi y Bantum, con un K.V.I.P. (lugar de conveniencia). La empresa ocasionalmente hace donaciones a Boudasi y a Kasoa.

Golden Exotics

Golden Exotics ha comenzado a operar recientemente en Ghana y se dedica ala producción de banana y piña locales. Exporta al mercado europeo. La compañía está dirigida por Compagnie Fruitiere (CF) quien ha invertido 35 millones de dólares. La inversión fue impulsada por la pertenencia de Ghana al grupo ACP, lo que le permite beneficiarse de un acceso libre de tasas al mercado de la UE mediante un acuerdo que permite la entrada de 775,000 toneladas de fruta.

Su producción tiene un gran impacto sobre el medioambiente. La producción comercial a gran escala de bananas y de piña MD2 son nuevas en Ghana, y la compañía tiene que transportar en tren a todos sus empleados durante el proceso productivo.

El crecimiento de esta compañía ha contribuido a la reducción del desempleo en las zonas donde las plantaciones están ubicadas. Golden Exotics da empleo a 2,200 personas de las cuales casi 1,500 trabajan de manera directa en la producción de fruta.

Gold Coast Fruits

Gold Coast Fruits se creó en el año 2005. Exporta piñas a Europa bajo certificado orgánico. La compañía ha alquilado una granja de 600 hectáreas para un periodo de 50 años. De las 600 hectáreas 400 ya han sido cultivadas.

La compañía emplea en torno a 250 trabajadoras y exporta un promedio de 50,000 frutas a la semana. Los mercados se han establecido principalmente en Europa, pero también en África y en Oriente Medio.

HALLAZGOS

Los derechos de las mujeres

Los testimonios indican que las mujeres trabajadoras sienten que en general sus derechos son respetados tanto por parte de los directivos de las empresas arriba descritas como por parte de sus compañeros de trabajo. La mayoría de las mujeres confirma que:

  • Disfrutan de protección laboral durante el período de maternidad incluyendo bajas maternales correspondientemente pagadas. Sin embargo, ninguna de las compañías dispone de guarderías en los centros de trabajo.
  • Las mujeres no sufren discriminación.
  • No se producen abusos ni acoso sexual.

A pesar de que los testimonios proporcionados por muchas de las mujeres confirman que sus derechos son respetados, existen diferencias en cuanto a los roles asignados dentro de la empresa a hombres y mujeres, lo que indica que sí hay discriminación de genero. La mayoría de las mujeres trabajan desempeñando unas pocas tareas específicas en áreas como las de empaquetado, deshierbe y la selección de frutas. Las mujeres no están presentes en las zonas de trabajo que requieren un trabajo con un perfil más técnico. Investigaciones posteriores demostraron que los directivos de la empresa no ubicaban a las mujeres en ciertos puestos de trabajo porque creen que ellas son más vulnerables que los hombres, lo que evidencia una cultura de discriminación para con las mujeres. Sin embargo, todas las empresas analizadas aseguran que aplican el principio de igual salario para igual puesto de trabajo.

Por otra parte la participación de las mujeres en las posiciones de liderazgo de los sindicatos es baja. La mayoría de las mujeres que ocupan posiciones de liderazgo lo hacen en la Segunda Vicepresidencia, un puesto reservado para las mujeres.

Derechos laborales

La mayoría de los testimonios de los trabajadores indican que existe un apreciable nivel de libertad de asociación dentro de las compañías. Se identificó a la General Agricultural Workers Union (GAWU) como el principal sindicato que opera al interior de estas empresas. Las compañías promueven y fomentan las negociaciones bajo los términos y condiciones establecidos en el Collective Bargaining Agreements (CBA). Sin embargo, durante el curso de las investigaciones se pudo comprobar que la petición de los trabajadores sindicados de llevar a cabo reuniones en las instalaciones de las empresas para discutir problemas que les conciernen no cuenta con el apoyo de estas últimas.

La mayoría de los trabajadores indicó que nos les permiten mantener reuniones durante el horario laboral ya que tienen que acabar sus duras tareas diarias, y que a salir del trabajo están demasiado cansados como para reunirse. El resultado es que hay un apreciable bajo nivel de involucración y de interés en las actividades de los sindicatos, especialmente las reuniones que llevan a cabo, lo que pone difícil la posibilidad de que se establezca un diálogo real.

Salarios y horas de trabajo

El horario laboral estándar equivale a ocho horas diarias y cuarenta horas semanales. Sin embargo, las trabajadoras suelen hacer horas extra. Todos los trabajadores reciben su paga mediante una tarifa diaria. No obstante, las trabajadoras se quejan de que los salarios que reciben no les llegan para cubrir sus necesidades básicas. El salario neto de las cuatro compañías oscila entre los 88 y 150 cedis (19€ y 33€) para las trabajadoras de las plantaciones.

Una de las trabajadoras nos explicó que su salario es de 88 cedís pero que al mes se gasta en transporte 50 cedi. Tras este gasto el dinero que le queda no le lleva para sostener a su familia de 5 personas.

Casi todos los trabajadores dijeron que su carga de trabajo es demasiado pesada y que si no alcanzan los objetivos marcados la empresa indica que ese día no han acudido al trabajo. Por lo mismo, se les fuerza a trabajar hasta que alcanzan los objetivos establecidos. También se quejan de que debido a los bajos salarios que les pagan tienen que trabajar los fines de semana y horas extra para poder complementar su paga estándar.

Los trabajadores desconocen el precio de los productos que cultivan en los mercados internacionales, sin embargo, cuando se les dijo a cuanto se vendían sus cultivos en los supermercados de Reino Unido todos estuvieron de acuerdo en que deberían cobrar más de lo que cobran.

Condiciones laborales

Algunos trabajadores se quejaron de sufrir dolores de cabeza producidos por estar trabajando bajo el sol durante largos periodos de tiempo, especialmente aquellos trabajadores que trabajan en las plantaciones, deshierbando, etc. También indicaron que algunas veces les han mordido serpientes y escorpiones.

Los trabajadores de las áreas de empaquetado, talleres y trabajo en línea de producción, que se pasan muchas horas haciendo un trabajo repetitivo, se quejan de dolores de espalda debido a los largos periodos de trabajo manipulando y moviendo objetos pesados.

La mayoría de los trabajadores de la sección de pulverización indican debido a la falta de un adecuado uniforme de protección inhalan sustancias químicas. Por ello, denuncian que a menudo tienen problemas en los ojos, quemazones en la cara y erupciones en la piel. Los trabajadores que operan en la zona de cosecha se quejan de erupciones en las manos provocadas por la cosecha de la piña. Aunque utilizan guantes, estos se rompen antes de que les proporciones otros nuevos lo que hace que los trabajadores utilicen sus manos sin protección para recoger las piñas. Algunos se quejan también de que la recogida de la piña les daña los ojos porque no disponen de gafas protectoras.

Los trabajadores que operan en las áreas técnicas indican que inhalan humo y partículas ya que la empresa no les proporciona máscaras ni gafas protectoras y que por ello tienen dolores en el pecho y en el corazón. Los trabajadores se quejan también de que han desarrollado hernias debido a los pesos que tienen que levantar.

Posterior investigaciones mostraron que las compañías si disponen de los uniformes de protección adecuados pero que los trabajadores o los encuentran poco cómodos o no saben como utilizarlos. Sin embargo, nuestras investigaciones demuestran que algunas veces las compañías de la fruta no compran los uniformes protectores apropiados.

Impactos en el uso de la tierra

La investigación llevada a cabo identificó que los cultivos de horticultura a gran escala conllevan una deforestación extensiva y el uso de agroquímicos y fertilizantes. Entre los fertilizantes se incluyen: urea, sulfato de amonio, cloruro de potasio.

Según los miembros de la comunidad, el acaparamiento de tierras para las plantaciones de piñas les preocupan de manera particular y causan además disputas. Los conflictos sobre el uso de la tierra afectan al modo de vida de los pequeños agricultores, especialmente de mujeres y niños, y empeoran seguridad alimentaria y sostenibilidad medioambiental en las comunidades rurales. Existe una preocupación real de que las grandes compañías extrajeras establezcan plantaciones de piña y destruyan el medioambiente del cual las comunidades locales dependen para vivir, amenazando así el desarrollo rural.

CONCLUSIONES

Las empresas analizadas en este estudio parecen, a primera vista, respetar los derechos de sus trabajadores y trabajadoras. Esto se constata por la presencia de los sindicatos en las plantaciones, la existencia de Acuerdos de Negociación Colectiva, la no existencia de trabajo forzado ni de trabajo infantil, así como el derecho a la baja por maternidad. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores indicaron que no se les permite asistir a las reuniones de los sindicatos durante su horario laboral porque tienen que atender a sus tareas laborales diarias. Por lo tanto, el nivel de implicación e interés en las actividades de los sindicatos es bajo, especialmente en las reuniones sindicales que tienen lugar por la tarde.

Existe la preocupación de que los casos de acoso sexual no se denuncien ya que la investigación llevada a cabo indicó que las mujeres no entienden exactamente qué es un acoso sexual (la mayoría de ellas creen que acoso significa relaciones sexuales).

De entre los trabajadores de las plantaciones, especialmente las mujeres y trabajadores esporádicos, existe una falta general de conocimiento acerca de sus derechos laborales. En consecuencia, las trabajadoras no son capaces de identificar cuándo sus derechos están siendo vulnerados. Sería conveniente que se las formase en temas de género, derechos laborales y sindicalismo.

Se deriva de los testimonios de los trabajadores que necesitan formación en temas de salud y seguridad en el trabajo para prevenir así accidentes y lesiones en las plantaciones. Las empresas fruteras deberían ser animadas a cambiar las herramientas de trabajo así como los uniformes protectores de manera más regular.

Se debería animar a las mujeres a participar en las actividades sindicales y empoderarlas para que asuman roles de liderazgo tanto en los sindicatos como en las plantaciones. Durante las investigaciones quedó patente que las mujeres creen que son inferiores a los hombres. Por lo mismo, las mujeres creen que no debe ser contrarias ante las decisiones de los líderes. Sin embargo, a través de la educación y el empoderamiento se puede acabar con este círculo vicioso.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s