Resumen Ejecutivo

La producción y venta de alimentos genera millones de euros a nivel mundial. Sin embargo, las empresas transnacionales rara vez asumen su responsabilidad en cuanto a las condiciones laborales en su cadena de suministros así como al impacto medioambiental derivado de la producción de alimentos. El estudio SQUEEZE OUT refleja de manera nítida como funciona la cadena de suministro europea para el zumo de naranja, desde el cultivo de las naranjas hasta la venta del zumo. Los resultados de la investigación llevada a cabo en Brasil y en Europa arroja luz sobre algo a lo que los supermercados de la alimentación suelen ocultar: la dependencia y explotación de los trabajadores en las factorías y plantaciones, así como la destrucción del medioambiente, en particular a través de la utilización masiva de pesticidas.

El estudio ofrece una visión panorámica de la industria del cítrico en Brasil, subrayando el perfil económico de las principales compañías en los sectores más relevantes: el rural (cultivo y recogida de la naranja), el industrial (el procesado de las naranjas para la producción de zumo), así como el sector del marketing y la venta del producto final (los supermercados europeos). Los resultados de la investigación se han obtenido a través de un estudio de campo realizado en dos viajes al lugar objeto de estudio y mediante la utilización de metodología cualitativa: el primer viaje tuvo lugar entre los meses de Junio y Julio de 2013 y la investigación fue llevada a cabo por la ONG Christliche Initiative Romero e. V. (CIR); el segundo viaje se realizó en el mes de Julio de 2015 y la investigación fue llevada a cabo por CIR y por la GLOBAL 2000, ONG de origen austriaco que trabaja temas de protección del medioambiente. Además, CIR solicitó en el año 2013 un estudio sobre la temática que nos ocupa a Instituto Observatório Social (ISO). Además de las fuentes primarias (entrevistas individuales a trabajadores y representantes de los sindicatos), se han utilizado para la investigación varias fuentes secundarias tales como material obtenido de las industrias o compañías objeto de estudio, material obtenido de las asociaciones de comercio, información obtenida a través del gobierno, de la prensa comercial, de estudios universitarios, y otros.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA PRODUCCIÓN DE ZUMO DE NARANJA
El zumo de naranja que habitualmente se comercializa es producido directamente mediante la técnica del exprimido de la naranja o, desde 1945, de manera concentrada. Este último el que más significación comercial tiene para el mercado brasileño: el Zumo de Naranja Concentrado y Congelado brasileño representa un 80% del mercado mundial.

En los últimos 30 años se ha producido un enorme incremento de la productividad del zumo de naranja gracias en parte a un aumento de la densidad de las plantaciones. Debido a la necesidad de sobrevivir en un mercado altamente competitivo, se ha producido un proceso de concentración en todas las áreas de la cadena de producción del zumo de naranja. Por ello, los pequeños y medianos productores de naranja brasileños tienen que competir ahora con tres multinacionales del procesado de la naranja. Si entre 1970 y 19903 había en torno a 15 o 20 pequeñas firmas activas en Brasil, desde 1980 las grandes empresas han comenzado a expulsarlas del mercado. Hoy en día, las compañías Sucocítrico Cutrale Ltda (Cutrale), Citrosuco S/A Agro (Citrosuco) Y Louis Dreyfus Commodities Agroindustrial S/A (LDC) controlan todo el negocio del procesado y la exportación del zumo de naranja en Brasil. Estas tres firmas controlan de manera efectiva el mercado global, proveyendo más del 50% del zumo producido a las más grandes compañías embotelladoras. Esta consolidación tan pronunciada de estas tres grandes firmas les otorga un enorme poder de mercado a la hora de negociar los precios de las materias primas con los productores de naranja, posibilitando que de manera regular empujen los precios a un nivel mucho más bajo que el de los costes de producción.

Los productores de zumo pagan a las agricultoras en torno a unos 2,60 euros por cada cesta de naranjas (40.8 Kg). Debido a los bajos precios pagados por el cártel del zumo, que a menudo no cubren los costes de producción, el número de agricultores sin tierra aumenta de manera constante.

Al mismo tiempo, el sector de la venta al detalle en Europa está cada vez más concentrado. En el día a día del mercado europeo, 3 o 4 cadenas de supermercados controlan entre el 80 y el 90% del mercado de venta de alimentos, y por ello, tienen una influencia directa o indirecta sobre las condiciones laborales de millones de trabajadores en todo el mundo. Un elemento clave en la estrategia de obtención de beneficios de los supermercados europeos es la producción de marcas blancas. En lugar de comprar y vender productos de marcas independientes, los supermercados tienden cada vez más a proveerse y vender sus propios productos. En Europa, el 66% de todo el zumo de naranja vendido es de marca blanca.

EL DAÑO MEDIOAMBIENTAL PROVOCADO POR LA PRODUCCIÓN DEL ZUMO DE NARANJA
Los mecanismos de mercado normalmente descritos como prácticas de comercio injusto son la causa de las violaciones de los derechos laborales y sociales de los trabajadores así como del daño que a largo plazo se inflige sobre medioambiente. Las grandes empresas trasnacionales tienen una influencia considerable sobre los marcos legales nacionales, lo que implica que su objetivo de maximización de beneficio suele ir ligado a una legislación que proteja sus beneficios a corto plazo, mientras externalizan los costes medioambientales y sanitarios sobre las sociedades en las que operan. En este contexto, la destrucción del capital natural es un problema social de primer orden ya que las clases más desfavorecidas no cuentan con los recursos necesarios para sustituir el capital natural perdido. (Por ejemplo, las personas empobrecidas no pueden sustituir el agua contaminada por agua potable ya que no tienen recursos para comprarla).

Los mayores niveles de utilización de pesticidas a nivel mundial
La naranja es una de las frutas a la que más pesticidas se le aplican de manera intensiva siendo que, de todos los productos que exporta Brasil es la que mayor cantidad de pesticidas por hectárea requiere. Desde el año 2008 Brasil es el líder mundial en consumo de pesticidas6, habiendo experimentado en la última década una expansión particularmente rápida (un 190% comparado con el incremento global del consumo del mismo, que ha sido de tan solo un 93%). El sector de la venta de pesticidas en Brasil es un gran negocio dominado por un puñado de firmas internacionales. Además, el tipo de pesticidas utilizados y vendidos en Brasil son particularmente nocivos, siendo que muchos de ellos han sido retirados del mercado en otros países por motivos de tipo medioambiental.

Desde el año 2007 el número de intoxicaciones por pesticidas se ha doblado llegando a 4.537 incidencias reportadas. Los accidentes relacionados con el uso de pesticidas ha aumentado en un 67% y la cifra oficial de muertos ha pasado de 132 a 206. Se estima que el número de casos que no han sido comunicados de manera oficial aumentaría estas cifras de manera considerable.

Por otra parte, a inicios de la pasada década se descubrió en Brasil la llamada “enfermedad verde”, una infección bacteriana del cultivo de la naranja. Este descubrimiento llevó a que se emplearan de forma masiva insecticidas neonicotinoides, los cuales se cree que son responsables de poner en peligro a las colonias de abejas existentes, tanto salvajes como domésticas. Estos pesticidas son empleados para matar a las abejas ya que se considera que son las responsables de transmitir la “enfermedad verde” a través de la polinización. Sin embargo, lo que finalmente ocurre es que los pesticidas terminan por matar a las abejas que son empleadas para polinizar los naranjos comerciales. Tan solo en Río Claro, un municipio brasileño perteneciente al Estado de San Paulo, se destruyeron 10.000 abejas entre 2008 y 2010.

El impacto climático del zumo de naranja – El impacto del consumidor
¿Cuál es el impacto medioambiental que provoca el vaso de zumo de naranja que desayunas cada mañana? Para responder a esta pregunta es preciso aplicar la perspectiva del ciclo de vida, el cual considera no solo las emisiones asociadas con la producción, sino también aquellas asociadas con la compra y el consumo. Desde esta perspectiva, parece claro que en tanto que consumidores tenemos un impacto directo en la huella ecológica medioambiental.
El proceso de producción agrícola (especialmente la producción de zumo concentrado) requiere grandes cantidades de energía; aunque los biocombustibles tienen un gran peso en Brasil, el impacto que esta energía tiene en las emisiones de CO2 es ligeramente reducida.

Sin embargo, utilizar tu coche para ir a hacer la compra al supermercado puede agregar más a la huella de CO2 que toda la huella que fue creada durante todo el proceso de transporte para que ese vaso de zumo de naranja llegara desde América del Sur a Europa.

Al comparar los resultados de los cuatro estudios de ciclo de vida que hemos realizado, vemos que por cada litro de zumo de naranja se ha generado un kilogramo de CO2. Estos resultados son comparables, por ejemplo, con los de la leche orgánica, y los números son similares si nos centramos en otros zumos de frutas.

VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN LA PRODUCCIÓN DEL ZUMO DE NARANJA
El cultivo de la naranja es una labor de tipo intensiva. La fruta se recoge principalmente a mano y los recolectores a menudo viajan de una plantación a otra cosechando naranjas, caña de azúcar y otros productos dependiendo de la estación del año en la que se encuentren. Generalmente, trabajan por unos salarios muy bajos que nos les permiten llevar una vida digna. A ellos les toca soportar la peor parte de la ruda competición entre las grandes transnacionales del sector del zumo; su trabajo es muy exigente a nivel físico, está mal pagado, y no cuentan con protección legal.

Oficialmente, en las plantaciones de Brasil se trabajan 44 horas a la semana, y los trabajadores disfrutan de una hora para comer al día. No obstante, la presión sobre los trabajadores para que produzcan al máximo provoca que a menudo no disfruten de su hora de descanso para comer y que se les fuerce a trabajar más horas de las legalmente establecidas. Durante la cosecha, se espera que trabajen también los fines de semana. Las tarjetas utilizadas para fichar la hora de entrada y de salida del puesto de trabajo, muestran que durante varios años seguidos las trabajadoras solo han disfrutado de un día libre al mes.

Los trabajadores de todas las firmas estudiadas han indicado que las escaleras que utilizan para la recogida de la naranja no son las adecuadas para llevar a cabo su labor, lo que a menudo lleva a accidentes y lesiones. Las escaleras empleadas son todas del mismo tamaño, pero la altura de los árboles varía de un naranjo a otro.

Las fumigaciones con productos químicos se llevan a cabo muchas veces mientras los trabajadores están cosechando en los campos, lo que les provoca reacciones alérgicas y otros tipos de problemas en la salud. No se les instruye sobre como trabajar o manipular sustancias venenosas, ni tampoco se les forma en temas de higiene y seguridad en el trabajo. Los patrones no informan a los trabajadores de los peligros a los que están expuestos en sus puestos de trabajo ni les indican cómo tomar las precauciones necesarias. En cuanto al uniforme de trabajo adecuado para la protección de los trabajadores, o no se les provee de él o el que tienen no es el adecuado, y aunque a algunos trabajadores sí se les provee, las quejas por la mala calidad de los mismos es una constante.

Los autobuses o camionetas que transportan a los trabajadores a las plantaciones se encuentran en un estado ruinoso y a menudo ni siquiera están legalmente registrados. Normalmente los patrones transportan a los trabajadores hasta la plantación en sus propios vehículos, lo cual implica que en caso de accidente sólo el patrón es responsable ante la ley, y no las grandes transnacionales como Cutrale, Citrosuco o LCD que son las que más se benefician en última instancia.

El estudio muestra también como las mujeres son claramente discriminadas. Las datos extraídos de fuentes sindicales indican que los hombres que trabajan en las plantaciones suelen tener contratos indefinidos mientras que la mayoría de las mujeres trabajan con contratos temporales. En las factorías de LDC y Cutrale las fuentes sindicales informan de que muchas mujeres en estado de embarazo o con hijos/as a su cargo, han sido despedidas. Y por si la discriminación económica y laboral no fuera suficiente, las mujeres que trabajan en las plantaciones son también víctimas de ataques constantes, tanto psicológicos, como físicos y sexuales.

Existe una clara actitud anti-sindical tanto en las plantaciones como en las factorías. Los trabajadores que traban contacto con representantes sindicales corren el riesgo de ser despedido de manera ipsofacta.

¿QUÉ ES LO QUE TIENEN QUE HACER LOS SUPERMERCADOS?
Los supermercados europeos tienen que asumir su responsabilidad por las condiciones laborales en la cadena de suministros que les provee con los productos que luego venderán, en especial en lo que se refiere a productos de marca propia o marca blanca como es el caso del zumo naranja, donde los supermercados son los responsables de la venta del 66% del total del zumo vendido.

  • Las actuaciones que los supermercados tienen que llevar a cabo incluyen:
  • Emprender evaluaciones participativas y transparentes de los impactos sociales y medioambientales derivados de sus operaciones de aprovisionamiento de productos y materias primas, teniendo en cuanta la realidad social y particularidades locales de las zonas de las cuales extraen los mismos. Establecer planes de actuación con los proveedores para remediar en el menor tiempo posible los daños que se hayan podido causar.
  • Implementar un procedimiento de control creíble mediante la participación directa de sindicatos, empleados locales y todas las contrapartes interesadas. Estas organizaciones tienen que estar representadas de manera equivalente en todos los niveles de toma de decisión, incluyendo los de mayor rango. Es necesario también instaurar un sistema funcional de quejas así como un sistema de verificación independiente de las mismas.
  • Trabajar con los sindicatos, los empleados locales y todas las contrapartes interesadas para definir un salario mínimo para los trabajadores de la industria de la naranja afincados en el Estado brasileño de San Paulo.
  • Revelar el listado completo de proveedores que tienen Brasil.
  • Poner fin al maltrato y la discriminación por motivos de género en la cadena de suministro (prácticas de contratación discriminatoria, desigualdades salariales, discriminación en el acceso a formación laboral o a optar a las ternas de promoción laboral, acoso sexual, etc)
  • Solicitar a las empresas subcontratadas que se aseguren de que los derechos laborales y sociales de los y las trabajadoras son respetados tal y como están recogidos en las Convenciones de la OIT y en los Principios Guía de las Naciones Unidas.

Más información:

Squeeze out_E Summary – Exprimidos – Lo que hay detrás del zumo de naranja -CAST

Squeeze out – Informe completo (ingles)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s