Jesús Carrión, membre del Col·lectiu RETS

El titular es de hace exactamente un mes. Está claro que por la repercusión mediática que tuvo y la condena generalizada que supuso para el Banc Sabadell, nada es lo mismo desde hace un tiempo para las grandes multinacionales y las corporaciones bancarias. La mordaza mediática a la que estábamos acostumbradas las personas que nos hemos dedicado desde hace años a denunciar sus comportamientos irresponsables socialmente ha caído. Estamos asistiendo con una sonrisa en los labios al cambio de tendencia que se está produciendo.

Rato, antiguo héroe español que representaba a la vanguardia castiza española del ejército de Aznar, ha robado y está en sus horas más bajas. Ha administrado de forma desleal una entidad financiera pública de la que se ha enriquecido y a la que ha dejado con un agujero de 24.000 millones de euros que pagaremos entre todas y todos. Ante esto, las tarjetas black son una nimiedad intolerable. Y el Banc Sabadell hace un mes, vio manchada su imagen corporativa por un negocio ridículo. Cobrar 3000 euros por conceder un aval de 3 millones de euros al Sr. Rato para que no ingrese en prisión y pueda evitar el embargo. Esa acción de pingües beneficios económicos le costó muy cara en su reputación corporativa. Aunque todas sepamos que la banca ética, pensando en la banca tradicional, es un oximorón. La reacción en redes sociales y la cobertura mediática ante tal despropósito, dejó en evidencia las políticas de responsabilidad social corporativa del banco catalán que hasta hace poco hacía anuncios con famosos que de repente sintieron vértigo y se sintieron interpelados, como la periodista Julia Otero, que criticó a la entidad vía twitter.

sabadellA continuación la noticia publicada en el diario El Mundo que denunciaba la implicación del Banc Sabadell en el aval.

Rato presenta un aval del Sabadell para evitar el embargo

Artículo publicado en EL MUNDO el 22 de octubre de 2014

Carlos Segovia, EFE, Madrid.

El ex presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato presenta hoy un aval bancario para hacer frente a la fianza de tres millones que le impuso el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu para garantizar su responsabilidad civil en el caso de las tarjetas “opacas”, han informado fuentes jurídicas.

Según ha podido saber EL MUNDO, Rato ha podido garantizar la fianza sin tener que aportar dinero puesto que dispone de un aval bancario del banco Sabadell.

Rato es cliente tradicional de este banco catalán y ha conseguido su aval tras aportar garantías a la entidad de que podría responder por valor de los 3 millones de euros de la fianza en caso de ejecución.

No obstante, la defensa de Rato espera que nunca llegue a ejecutarse la fianza por responsabilidad civil puesto que sostiene la inocencia del ex `presidente de Bankia, que asegura que desconocía que el uso de loas tarjetas fuera irregular.

Rato ha ocupado cargos en La Caixa y es todavía miembro de un consejo asesor del Banco Santander, pero el aval no procede de ninguna de estas dos entidades. Rato, que es de origen asturiano, ha mantenido durante muchos años sus ahorros en el Banco Herrero, englobado ahora en el Sabadell.

El también ex presidente de Bankia ha evitado así el embargo de sus bienes, si bien el aval, que le fue concedido el pasado viernes, le supone tener que pagar intereses a la entidad que se lo dio.

Así, por ejemplo, abonaría 45.000 euros al año, si la comisión fuera del 1,5%.

En el caso de su antecesor en el cargo, Miguel Blesa, aún está por ver si puede presentar los 16 millones a los que ascendía su fianza a lo largo del día de hoy, cuando expira el plazo que el magistrado dio a ambos para depositar sus respectivas cuantías y no ser embargados.

Según fuentes, Blesa ha remitido una carta a Mapfre para que cubra su fianza tras hacer un primer intento fallido mediante un escrito remitido al juez el pasado viernes para que fuera el propio Andreu el que reclamara la cantidad a la aseguradora.

El exbanquero entiende que la cobertura de responsabilidad civil forma parte de la póliza suscrita con Mapfre, aunque se arriesga a que la aseguradora pueda reclamarle los 16 millones en el futuro si es declarado culpable, ya que las pólizas la cubren, si se incluye en los contratos, siempre y cuando no haya existido una voluntad o dolo de provocar el daño.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s