Imatge de Marta de Pedro per La Directa
Imatge de Marta de Pedro per La Directa

Esta semana arrancó muy movida por la adjudicación de Catalunya Caixa – CX por parte del BBVA tras su oferta de 1.187 millones de euros. Todos los diarios reflejaban a colación que el Estado pierde 11.839 millones de euros. ¿El Estado? ¿Quién es el Estado? Eufemísticamente hablando, parece que el Estado sea un ente desconocido, pero en realidad, cómo todas sabemos, el Estado somos nosotras y nosotros. Y lo somos más que nada, porque el Estado en esta operación va a gastar este año más de 11 mil millones de euros, ya que lo que era un préstamo para rescatar a una entidad en quiebra, se acaba convirtiendo en eso, un crédito incobrable por parte del Estado que lo vamos a pagar entre todas. Con anterioridad, es importante recordar que los diferentes ministros de economía socialistas y populares afirmaban una y otra vez, que las ayudas que otorgaba el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria – FROB no iban a generar déficit, ya que eran préstamos que los bancos y cajas rescatados iban a devolver cuando mejorara la coyuntura económica del país. Hoy, la realidad sitúa las cosas en su sitio. Catalunya Caixa pasa a ser propiedad de la entidad que lidera Francisco González, el BBVA. La oferta ganadora cifrada en más de mil millones de euros, va a acabar en mucho menos, ya que el BBVA ha negociado con el FROB una serie de garantías con cobertura a 10 años por ciertas contingencias, que en el caso de que acaben produciéndose, será el Estado nuevamente, o sea, de nuevo tú y yo, quienes vamos a acabar pagando las irresponsabilidades de la cúpula directiva de dicha entidad.

Dicha garantía protegerá al BBVA de contingencias como las reclamaciones por preferentes y deuda subordinada, el impacto de una posible eliminación de las cláusulas suelo, las reclamaciones por swaps y posibles diferencias en las valoraciones de los activos traspasados al banco malo. Además, el FROB, o sea, de nuevo tú y yo, nos haremos cargo de la indemnización que CX debía pagar a Mapfre en caso de ruptura de contrato, unos 320 millones de euros. Pero aquí no se acaba todo, si Hacienda decide no permitir al BBVA aplicar en sus cuentas anuales las deducciones por las pérdidas de ciertos activos en 2013 de CX. Otros 267 millones de euros.

Y que más nos ha costado o nos va a costar. Pues bien, para que el BBVA ofertará juntamente con el Santander y La Caixa, primero se debía dejar bien limpita y pulida a la entidad a adjudicarse. Para ello, el FROB debía vender las hipotecas subprime de CX. Y así lo hizo la semana pasada, vendiéndolas a Blackstone. Que por cierto, si no consigue una rentabilidad del 13%, de nuevo tú y yo, veremos como el fondo de titulación de activos que creamos la semana pasada por 572 millones pasará a manos de Blackstone.

Haciendo las cuentas de la vieja, al final la broma de CX nos puede llegar a costar unos 12.998 millones de euros sin contar preferentes, deuda subordinada, swaps y cláusulas suelo. No está mal si revisamos nuestras maltrechas cuentas estatales, autonómicas y municipales, sin olvidarnos claro, de nuestras economías domésticas. Ahora bien, para dimensionar correctamente el tamaño de la tragedia, lo que mejor podemos hacer es compararlo con algunas de las cifras de la crisis, y ahí nos encontramos con que han sido 13.800 los millones que se han recortado hasta 2013 en salud y educación. O que la cantidad que perderemos tras el rescate y posterior venta de CX es más del doble de lo que ahorró el Estado con la supresión de las pagas de Navidad a las personas funcionarias en 2012 y 2013, tal y cómo apunta Ignacio Escolar. Como siempre se ha dicho, esta crisis es una estafa, y el dinero que se recorta en prestaciones y servicios para la población está claro a que se está destinando.

Pero no deberíamos olvidarnos del segundo en discordia. Para el BBVA, la operación puede llegar a suponer un incremento de más de 2.000 millones de su capital, ya que el patrimonio neto de CX está valorado en 2.630 millones de euros. Pero ahí no se acaba todo. Además el BBVA se va a beneficiar directamente y sin pasar por la casilla de salida de más de 3.500 millones de euros que CX tiene en créditos fiscales. Como suelen decir en otros espacios, la banca juega y gana señoras y señores.

 

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s