Albert Sales i Campos – RETS

[Versió en català]

Barbie

La Feria de Juguetes y el Juego que se celebra cada enero en Hong Kong es el lugar idóneo para que las grandes marcas busquen oportunidades de negocio y nuevos proveedores. Las sucesivas investigaciones realizadas por grupos de activistas y de obreros y obreras revelan que el respeto de los derechos laborales no es un criterio que las empresas transnacionales tomen en cuenta al cerrar sus suculentos negocios. De julio a novembre de 2012, la organización SACOM (Students & Scholars Against Corporate Misbehaviour, investigó dos fábricas: Dongguan Tianyu Toys Co. Ltd. y Dongguan Chang An – Mattel Toys Factory, identificando abusos laborales sistemáticos en ambos centros de trabajo, a pesar de que los dos han pasado por procesos de auditoría realizados por el Consejo Internacional de la Industria del Jugete (ICTI, por sus siglas en inglés).

En los últimos siete años, SACOM ha denunciado repetidamente las malas condiciones de trabajo en estas fábricas proveedoras de empresas internacionalmente conocidas como Mattel o Disney pero según este grupo de investigadores y activistas, las empresas no han promovido mejora alguna. Con la connivencia y el silencio de entidades certificadoras que sólo atienden a los intereses de quién financia las auditorías: las propias empresas transancionales.

Las cadenas de suministro de las grandes firmas de juguetes hace muchos años que son señaladas por investigaciones independientes. El execeso de horas extraordinarias, los bajos salarios, los retrasos sistemáticos en el pago de los salarios, ambientes de trabajo peligrosos e insalubres, los impagos en las cotizaciones de las trabajadoras a la seguridad social… son las realidades cotidianas en factorías y talleres de todo el mundo y, en especial, del Sur-este asiático. SACOM ha realizado investigaciones en Tianyu en cuatro ocasiones desde 2007 sin apreciar cambios a pesar de las denuncias públicas realizadas y de las llamadas a la acción dirigidas a las empresas occidentales. En temporada alta la jornada de trabajo empieza a las 8 de la mañana y acaba a las 10 de la noche. Los trabajadores y las trabajadoras están expuestos a productos tóxicos sin protección alguna. Los accidentes de trabajo se multiplican por el pésimo mantenimiento de la maquinaria. El trabajador o trabajadora necesita un permiso especial por escrito para poder ir al baño… Y con independencia de todas estas denuncias documentadas con detalle por SACOM, ICTI ha seguido concediendo su sello ICTI CARE a la fábrica.

En la fábrica de Mattel, propiedad directa de esta firma internacional, las personas trabajadoras acumulan por sistema entre 80 y 100 horas extra al mes (el límite legal está establecido en 36 horas). SACOM documenta quemaduras y lesiones frecuentes entre las obreras que cosen los cabellos de las muñecas Barbie. El único dispositivo de protección que se proporciona a las personas que usan pinturas que emiten vapores tóxicos son mascarillas de quirófano totalmente insuficientes para filtrar las partículas nocivas y que no protegen en absoluto los ojos.

Tianyu y Mattel no son casos excepcionales. Ponen de manifiesto los problemas sistemáticos del programa de certificación ICTI CARE. En 2011-2012, SACOM investigo siete centros de trabajo más certificados por ICTI y el resultado fue desolador mostrando, una vez más, que este tipo de medidas de responsabilidad social no son más que medidas cosméticas que pretenden preservar la imagen de las grandes firmas sin mejorar las condiciones reales de produccíón.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s