Erika González
19 de febrero de 2009


El Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad participó en el Foro Social Mundial (FSM), celebrado en Belem do Pará (Brasil) desde el día 27 de enero hasta el 1 de febrero de 2009, con el objetivo de contribuir y llevarse aprendizajes de las luchas de los movimientos sociales contra los impactos de las transnacionales.

El FSM se puede considerar como uno de los mayores espacios de encuentro de los movimientos sociales. Ha sido construido como una parada en el camino de las campañas, resistencias y construcción de alternativas frente al modelo capitalista globalizado con el objeto de reflexionar colectivamente en qué momento nos encontramos. En esta reflexión cabía preguntarse cuáles son los principales desafíos y oportunidades para la transformación hacia un mundo más justo social, económica y ambientalmente. Aparte de los debates que se dieron, se constituyó como un evento donde seguir tejiendo redes regionales y globales para fortalecer estos procesos de cambio. En este sentido, el OMAL ha considerado de gran interés este espacio para aportar su trabajo, fortalecer las redes sociales en las que se coordina, como la Red Birregional Europa – América Latina y Caribe Enlazando Alternativas, y crear nuevas relaciones de comunicación y apoyo para la denuncia de los impactos de las multinacionales españolas en América Latina.

El Foro Social Mundial, un inmenso evento

El FSM ha sido inabarcable en cuanto al número de personas, número de actividades, redes, articulaciones, temas tratados, perspectivas de análisis y enfoques en las resistencias y alternativas. Valga como ejemplo algunos datos ofrecidos por el Comité Internacional que colaboró en su organización: 133.000 personas participando procedentes de 142 países, 5.800 entidades inscritas, 2.300 actividades… La mayoría de éstas estaban ordenadas en 11 ejes temáticos, que trataban desde la construcción de un mundo de paz hasta la defensa del medio ambiente, pasando por la autodeterminación de los pueblos y la liberación del dominio capitalista. Con estos números no ha sido de extrañar el caos de salas, de horarios y las idas y venidas de personas que buscaban su taller en las universidades como si éstas fueran laberintos.

Aún a pesar de estas cifras, en un intento de analizar la participación a través de un tanteo de talleres presentados por ejes, se puede decir que el tema donde más actividad hubo fue el que trataba la garantía de los derechos económicos, sociales, humanos, culturales y medioambientales, especialmente los referidos a la alimentación, la salud, la educación, la vivienda y el trabajo digno. En segundo lugar se ubicaba el eje que proponía la construcción y ampliación de estructuras e instituciones políticas, económicas y democráticas. Ambos temas son fuertemente trabajados por sindicatos, movimientos del medio rural y partidos políticos. De ahí que fuera importante la presencia de la Central Única de los Trabajadores, el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra y el Partido de los Trabajadores. A esta impresión contribuye el hecho de que hubiera pabellones fijos sobre el “Mundo del Trabajo” y la “Central de los trabajadores y trabajadoras de Brasil”. Otro reflejo del papel de los partidos políticos en el Foro fueron los encuentros de los movimientos sociales con los presidentes de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Brasil. Todos los presidentes cuestionaron el neoliberalismo y explicaron las medidas que estaban llevando a cabo para luchar por una mayor soberanía de los pueblos de la región. Aunque el diálogo con movimientos sociales no fue tal -el tipo de evento multitudinario lo impedía-, sí hubo intercambio de pareceres. De hecho, algunos dirigentes señalaron críticas como la necesidad de reformas estructurales y el desarrollo de modelos productivos que respeten a la madre tierra y a las poblaciones indígenas.

En este sentido, habría que destacar uno de los rasgos característicos de este Foro, la importante presencia de los pueblos indígenas que reivindicaban su carácter de sujeto político en los espacios “Pueblos indígenas” y en el pabellón de “Derechos colectivos de pueblos y naciones sin Estado” donde confluían con otros movimientos. En definitiva, se percibió en el Foro una gran presencia de movimientos sociales, estudiantiles, sindicales, ambientales, afrodescendientes e indígenas de Brasil. Fue, sin duda, un Foro muy brasileño.

A lo largo del evento destacaron dos momentos de confluencia, la manifestación que daba inicio al evento y la Asamblea de Asambleas. Ésta última fue preparada mediante asambleas temáticas que permitieron la convergencia de gran parte de los movimientos y redes. Este espacio se vio muy positivo ya que en ella se facilitó la construcción de una agenda común de movilizaciones para continuar la lucha en la actividad cotidiana de cada organización.

Más allá de estas generalidades no es posible realizar un análisis del que obtener conclusiones, dado lo inmenso del evento. En todo caso, sí se puede ofrecer una mirada parcial desde determinadas redes y alguna de las perspectivas de análisis. La visión de OMAL parte de la Red Enlazando Alternativas.

El artículo completo aquí

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s